Crema de Calabaza especiada con Mejillones

 

LA SIMPLICIDAD HECHA REALIDAD (2-4 pers, 30m)

Una receta super-simple que he estado probando últimamente como parte de mi intención por llevar una vida sana y respetable.

 

INGREDIENTES

  • 100 g de calabaza
  • 50 g de mirepoix (cebolla i zanahoria a partes iguales cortadas a daditos)
  • 1 ramita de apio
  • 1/2 puerro
  • 1 cucharada de ras el hanout
  • sal
  • aceite de oliva
  • 12 mejillones

 

ELABORACIÓN

> Paso 1
Pon una cazuela con agua al fuego. Cuando empiece a hervir añade un poco de sal.Mientras, limpia, pela y corta a dados la calabaza y el resto de verduras. Añádelas al agua hirviendo y déjalas cocer a fuego medio y con la cazuela tapada hasta que todas las verduras estén tiernas.

Mientras tanto, limpia bien los mejillones bajo el chorro del agua. Ponlos en una cazuela con un chorrito de agua y ponlos a cocer tapados hasta que se abran. Retíralos de la cazuela, deja que se enfríen y retíralos de su concha. Resérvalos sumergidos en su propio jugo.

 

> Paso 2

Una vez las verduras estén cocidas, tritúralas con la batidora. Si ves que quedan grumos o hilos, puedes pasar la crema por un colador chino. Si ves que está muy líquida déjala hervir destapada un rato más.

Pon a punto de sal, añade las especias a tu gusto y acaba de ligar la crema con un buen chorro de aceite de oliva crudo mientras bates con la batidora.

 

> Paso 3
Sirve la crema en un plato hondo o en un bol y pon 3 o 4 mejillones encima. Puedes acabar decorándolo con un poco de perejil o cebollino picados y un chorrito de aceite (puede ser aceite perfumado con especias).

A la calabaza, que es dulce, le sientan muy bien las especias tipo canela, comino, cúrcuma… Por eso os propongo que le añadáis ras el hanout (mezcla de especias marroquí) o curri.

Ahora es calabaza pero en otra ocasión puede ser calabacín, zanahoria, coliflor…

El mejillón es para darle un toque, pero la verdad es que su dulzor le sienta bien a la calabaza. Aun así, lo podéis sustituir por picatostes, huevo duro, sésamo tostado o lo que queráis. O por nada.

 

PARA BEBER

> Vino
Uno blanco seco y fresco, con buena acidez, como un rueda (verdejo o sauvignon blanc). Por los toques especiados, no le iría mal un blanco a base de gewurstraminer, especialmente si proviene de Alsacia. Hay quien para los mejillones prefiere un rosado. En tal caso, yo optaría por lo mismo: ácido, fresco y aromático.

> Cerveza
Una Hoegaarden, con ese toque cítrico, suave y especiado.